Empedrado, se ubica sobre la margen oriental del río Paraná y a poca distancia, al sur, de la confluencia del río de Empedrado con el Paraná, en la subregión de los Esteros Correntinos.

Las barrancas se extienden sobre toda la costa de Empedrado, y pueden observarse – y sorprender- desde el río. Pero desde el lugar “Paradores” se pueden mirar desde arriba sus curiosas formas, con cuevas y raras estribaciones producidas por la erosión, similares a las estalagmitas de una caverna o a un paisaje lunar. Algunos pobladores le dicen a este lugar “Pequeño cañón del Colorado” por su parecido con ese famoso atractivo turístico de Estados Unidos. Ubicado sobre la prolongación de calle Salta y Río Paraná.

 

Fundación

Empedrado, a partir de su reconocimiento como pueblo, se inicia un nuevo proceso de desarrollo y despegue, con su organización política institucional, social, cultural y económica, que lo incorpora al concierto de los pueblos más importantes de la provincia.

Por su parte, Manuel Florencio Mantilla documenta la fundación de empedrado de la siguiente manera: Existía una forma de ranchería alrededor de la capilla, que los vecinos consagraron al señor hallado.

Al principio de 1826, el gobierno compra a Dionisio Suárez un terreno de 1500 veras en cuadro para el pueblo de empedrado (fue una plaza cuadrada y dos calles paralelas a cada costado de una cuadra cada una). La ley del 14 de septiembre de 1926 aprobó los actos del gobierno.

Denominase al pueblo “Capilla del Señor”, en 1827 en el mes de noviembre tuvo su primer escuela. Empedrado, emprende desde ese momento una marcha sin prisa, pero sin pausa en el derrotero para alcanzar el sitial que le tiene reservado en el consenso de los pueblos.

Empedrado comúnmente llamado “la Perla del Paraná” conserva el estilo arquitectónico de lejanas épocas. Sus altas barrancas le han concedido justa nombradía.